compro libros y bibliotecas (8)

Un poco de nuestra historia

El gusto por los libros nos ha dado tanta satisfacción que no sabemos vivir de otra forma

Porque cuando te gusta lo que haces el tiempo se pasa volando

Y es que en los últimos diez años, esto ha crecido porque estamos convencidos de que los libros, incluso los libros usados, valen la pena.

Cuando comenzamos a comprar libros no sabíamos en que nos metíamos, esta pequeña empresa surgió de optimismo, de querer rescatar los libros usados de todas las personas y ponerlos al paso de todo el mundo.

Fueron tantas las veces que nos equivocamos que a punto estuvimos de renunciar. Muy pronto nos dimos cuenta de que el optimismo no paga la renta.

Entonces decidimos no claudicar a la presión. Teníamos la firme convicción de que lo que hacíamos valía la pena. Buscamos espacios en donde ofrecer nuestros servicios, buscamos una y otra vez lugares en donde pudieran querer los libros que con tanto trabajo adquiríamos. Nos costó mucho esfuerzo, porque el mundo de los vendedores de libros usados es hermético y no había un espacio para personas jóvenes que estaban dispuestas a trabajar demás, a tener meses malos o aportar de su propio dinero para continuar pese a las dificultades.

¿Para qué quieren que los identifiquen con ellos?

El animo llega de los lugares que no sospechamos. Alguna vez hablando con un amigo escritor le contamos nuestras dificultades, ente ellas la que nos pesaba más: no éramos incluidos ni aceptados por el gremio. -¿Para qué quieren que los identifiquen con ellos?, él lanzó la pregunta que detonó nuestra determinación: seríamos diferentes, profesionales, honestos y trabajadores.

Han pasado diez años desde aquella charla y aunque él ya no está tenemos esa pregunta presente.

Seguimos apasionados por los libros, nos gustan, los leemos, sabemos que allá afuera hay un lector indicado para cada libro y que hay que salir a buscarlo, sabemos que habrá meses difíciles y que debemos ser tenaces porque los libros, incluso los libros usados valen la pena.